Skip to content

No hagas propósitos de año nuevo

Los propósitos de año nuevo son un cliché y se rompen fácilmente.

¿Cuántas veces hemos asegurado que en el nuevo año “ahora sí voy a ahorrar”, “ahora sí voy a irme de vacaciones”, “ahora sí voy a iniciar ese negocio”?

Quizás tienes la mejor motivación y toda la actitud para afrontar tus retos y alcanzar esa meta. Pero al mes ocurre algo inesperado que afecta tus finanzas, tu plan o simplemente encuentras la excusa perfecta que termina por destruir todo ese espíritu de cambio que tenías el 1 de enero.

Tener un objetivo muy grande también puede ser abrumador. Tan abrumador que nos puede impedir actuar. Esto pasa siempre.

Mejora un paso a la vez

Y si encuentras la manera de buscar cómo mejorar aspectos de tu vida, de tu trabajo, de tu negocio en 1% al día?

Cada día enfócate en mejorar un 1% en lo que estás tratando de cambiar. Solo eso, solo un 1%.

El efecto compuesto, como lo llaman, se basa en cambios pequeños, casi imperceptibles pero que puedas afrontar y encadenar durante un tiempo determinado, de manera que no sea abrumador y te permita ser consistente en las pequeñas mejoras.

El día uno y día dos te parecerá ridículo. El primer mes no notarás cambios. Pero si logras acumular una mejora del 1% en eso que quieres, al final del año habrás mejorado no el 100% de ese aspecto, sino el 365%. La diferencia puede ser enorme y lo mejor de todo, es que lo habrás logrado sin un esfuerzo titánico.

Además, los pequeños éxitos que vas alcanzando con tus pasos en un comienzo, crean una motivación que te incentiva a tomar pasos cada vez más grandes.

No busquemos una fórmula mágica que nos lleve al éxito que queremos. Busquemos desarmar ese gran objetivo en pequeñas metas alcanzables cada día para lograr incluso más de lo que buscamos.

Ya sabemos lo que tenemos que hacer. Hagámoslo. Un paso a la vez.

Las ideas son para compartirse: