Skip to content

Adapta o muere

Si vives en México, seguro reconoces el nombre “Guía Roji” y te haga recordar algunos viajes familiares. Hoy, la empresa pionera en mapas de la Ciudad de México y otras ciudades, queda en bancarrota después de casi un siglo de existencia.

Cuando una empresa decide no adaptarse a los cambios tan rápidos y radicales que las nuevas tecnologías imponen, muere.

¿Otro ejemplo clarísimo de la muerte por no adaptarse? Kodak. Una empresa líder mundial en fotografía, ahora sólo quedan algunos kioscos para imprimir fotografías digitales.

Estas empresas. y muchas otras, no fueron víctimas de la tecnología cambiante, estas empresas fueron víctimas de sus propios directivos. De sus propia visión limitada. De una serie de mala decisiones que ignoraron que su mercado estaba volteando a ver alternativas más eficaces.

Si una empresa de este calibre es capaz de quedar fuera del mercado, teniendo millones de dólares en el banco y miles de empleados ¿qué te hace pensar que tu negocio más pequeño no pueda ser víctima del estancamiento?

Una empresa debe renovarse, debe adaptarse a los cambios en el mercado. Debe renovarse o morir.

Ningún tipo de negocio está peleado con la tecnología. Adáptate. Sé ágil. La tecnología no es sólo para ver memes, es para innovar. Úsala a conveniencia de tu negocio.

Hoy más que nunca en la historia de la humanidad, es más fácil llegar a no cientos, sino miles de personas que están buscando lo que ofreces. Aprovéchalo.

Las ideas son para compartirse: